fblogotwitterlogoyoutubelogo

Partido Revolucionario DominicanoDestacadas Noticias Portada PrincipalEconomistas del PRD sugieren vía disponer fondos aumento salarial

Economistas del PRD sugieren vía disponer fondos aumento salarial

 El Departamento Nacional de Asuntos Económicos del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) consideró este lunes que a fin de disponer un aumento en los sueldos de empleados públicos civiles y militares el gobierno podría reducir ligeramente  el año próximo las transferencias que hace al Banco Central por disposición de la ley de Recapitalización.

Estimó que con una reducción de 0.02 por ciento en esas transferencias, el gobierno podría tener disponible  unos 6 mil 500 millones de pesos  que servirían para hacer frente a los principales reclamos de aumento salarial en la administración pública.

“Sería un aumento razonable en los sueldos  en correspondencia con el alto costo de la canasta familiar y aprovechando los ahorros inducidos por precios bajos del barril de petróleo y la reducción en las transferencias  al Banco Central”, explicó el licenciado Iván Rodríguez, titular del Departamento Nacional de Asuntos Económicos del PRD.

Rodríguez y los licenciados Fidias Mejía, Ysrael Abreu y Miguel Angel Adrian Olivero fijaron en conferencia de prensa la posición de esa dependencia del partido blanco ante críticas hechas recientemente al proyecto de presupuesto y ley de gastos públicos para el 2016 por Luis Abinader, candidato presidencial del Partido Revolucionario Moderno (PRM).
“El gobierno podría disminuir un poco las transferencias que tiene que hacer al Banco Central por concepto de intereses por la ley de Recapitalización. De 0.7 por ciento  que está contemplado, el gobierno podría disminuir a 0.5 por ciento  y con esos 6 mil 500 millones que representa ese ajuste, daría satisfacción a los reclamos que hacen sectores básicos para el buen desarrollo de la economía y de la sociedad”, expresó Rodríguez.

CONTRADICCION
La sección de Asuntos Económicos del PRD cree una contradicción que el PRM y su candidato estén planteando un aumento salarial irracional y desproporcionado a los miembros de las Fuerzas Armadas y la Policía y al mismo tiempo sugieran reducir el presupuesto al Ministerio de Defensa y a otras instituciones claves.

“El PRM entra en contradicción con su propio análisis, al proponer altísimos incrementos salariales para los miembros de la Policía Nacional al mismo tiempo que recomienda drásticas reducciones a los presupuestos de los Ministerios de Defensa, Interior y Policía, del Poder Judicial, la Procuraduría General de la República, Cultura, Deportes, de la Mujer, Medio Ambiente, Obras Públicas y otras dependencias”, insistió el portavoz del Departamento Nacional de Asuntos Económicos del PRD.

“Con esos criterios no se puede ni se debe pretender gobernar a un país. Las políticas públicas se elaboran con más seriedad y respeto al electorado nacional”, dijo Rodríguez al fustigar a Abinader.

Asimismo, apuntó que “por primera vez en mucho tiempo el país tendrá en un año electoral como el del 2016, un presupuesto donde desaparece el uso de prácticas oportunistas”.

En ese sentido observó que usualmente los políticos que ocupan el poder utilizan políticas fiscales expansivas en los períodos preelectorales, con el objetivo de incrementar su popularidad y con ello su probabilidad de reelección.

“Este comportamiento oportunista de los gobernantes antes de la fecha electoral, provoca la aparición de un patrón de comportamiento cíclico sobre los instrumentos de política fiscal. Generalmente suelen producirse recortes de impuestos y aumentos del volumen de gasto público, provocando incrementos del déficit fiscal en numerosas ocasiones, antes de cualquier momento electoral, con el objetivo de favorecer al electorado y demostrar su nivel de competencia para ser así recompensados en las urnas”.

Sin embargo, sostuvo que “lo anterior no está ocurriendo en estos momentos en la política electoral dominicana, por cuya razón dejamos muy claro que en los últimos 13 años, por primera vez, para un año electoral no se incurre en los ciclos oportunistas, en los cuales la presión electoral fuerza a los políticos a manipular la política pública para incrementar sus chances de reelección con la ayuda de mejoras preelectorales a expensas de un deterioro post elecciones”.
JPM

                               DOCUMENTO INTEGRO DE LA COMISIÓN ECONÓMICA PRD

El pasado jueves 22 del mes en curso, el Candidato Presidencial del PRM, Lic. Luis R. Abinader entregó a los medios de comunicación un amplio documento, repleto de gráficos y cuadros y redactado en una prosa inteligible, sobre lo que él llamó Ahorrar donde hay excesos de gastos y gastar donde se necesita, en el que se combinan la ignorancia y la confusión. Por demás totalmente desvinculado del Ciclo Presupuestario y más aún del llamado Ciclo Político Presupuestario (CPP), originado por el estudio del efecto electoral sobre la política fiscal de los gobiernos en años electorales.

El documento del PRM manifiesta un total desconocimiento de los criterios utilizados en el proceso de elaboración y formulación del Presupuesto y en conceptos elementales de Finanzas Públicas, como la identificación de variables por encima y por debajo de la línea.

Y en este aspecto nos referimos concretamente al aberrante uso que dan a las cuentas por pagar, una cuenta que se presenta en la clasificación económica del gasto por debajo de la línea, ya que constituye una Aplicación Financiera y no un gasto corriente o de capital, y que en el Manual de Clasificadores Presupuestarios para el Sector Público, se define con el numero 4211 Disminución de cuentas por pagar de corto plazo, pagina 179, originada en disminuciones netas de saldos de la deuda a corto plazo que constituyen las instituciones públicas con proveedores y contratistas residentes en el país o en el exterior, calculadas de acuerdo con la nota general 2, que expresa lo siguiente: ’’ Nota general 2: El saldo inicial más los flujos de entradas (+) y salidas (-) del período considerado determinan el saldo final. En las partidas de incremento o disminución el aumento o disminución se determinan calculando la diferencia del saldo inicial y final.’’

A propósito, no sabemos que Manual de Clasificadores Presupuestarios para el Sector Publico cita el PRM en su documento, pues las paginas referidas por ellos no contienen nada sobre las cuentas por pagar.

 Para los especialistas presupuestarios del PRM esta cuenta ‘’es una caja negra que implicaría  un ahorro para el 2016 de RD$18,272 millones, se reflejaría el déficit fiscal real de 2015 que alcanzaría cerca de 3.3% del PIB’’.  Asombra que estos expertos fiscales desconozcan que para el calculo del déficit o superávit fiscal solamente se incluyen las partidas que están por encima de la línea, por lo que deberían asesorarse del Manual de Estadísticas de Finanzas Publicas del FMI o el curso de Programación Financiera, Métodos y Aplicación al Caso de Colombia, ambos disponibles en internet.   A esto se le llama total desconocimiento de Presupuesto y manipulación aviesa de cifras presupuestarias.

Incurre el PRM en otro gravísimo error asumir el comportamiento de las partidas por objeto del gasto en un sentido lineal y no cíclico, como sucede en la realidad, obviando de manera consciente, que es en el último trimestre de un año fiscal, es decir, Octubre-Diciembre en el que dichos renglones aumentan más aceleradamente. Un Presupuesto General de la Nación no se elabora sobre criterios y supuestos tan simple, como un promedio aritmético aplicado de manera lineal a las partidas por objeto del gasto para todos los meses del año. Tampoco desconociendo los elementos fundamentales del ciclo presupuestario y mucho menos el cómo deben presentarse las cuentas o partidas presupuestarias.

Por las mismas razones, resulta muy insostenible, de parte del candidato presidencial, por demás economista de formación, asumir como un hecho real una supuesta desviación fraudulenta de fondos de 5% de todas las compras de bienes y servicios, por cuya razón el gobierno pierde RD$20,275 millones. El supuesto ahorro calculado por el PRM viene a representar el 37.5% de todo lo que el gobierno ha estimado gastar en el renglón Bienes y Servicios para el año 2016, algo absurdo y que no es más que una ilusión presupuestaria.

 Otro desliz en el documento del PRM sobre el Presupuesto General del Estado para el 2016 lo constituye las ejecuciones presupuestarias que utilizaron como base para sus erráticas proyecciones. Hasta el mes de septiembre todas las partidas del gasto habían sido ejecutadas en un 71%, faltando el cierre del último trimestre, que como hemos expresado, es el de mayor volumen de ejecución.

 El PRM entra en contradicción con su propio análisis, en Una Demagogia Electoral, al proponer altísimos incrementos salariales para los miembros de la Policía Nacional, al mismo tiempo que recomienda drásticas reducciones a los Presupuestos de los Ministerios de Defensa, Interior y Policía, del Poder Judicial, la Procuraduría General de la República, Cultura, Deportes, de la Mujer, Medio Ambiente, Obras Públicas y otras dependencias. Con esos criterios no se puede ni se debe gobernar a un país. Las políticas públicas se elaboran con más seriedad y respeto al electorado nacional.

 Economía Política Electoral

 Ciclo Político Presupuestario, según el Diccionario de Economía Publica de Santiago Álvarez García: ‘’También llamado ciclo presupuestario electoral, constituye una teoría explicativa del crecimiento y evolución del gasto público, desde una perspectiva de la oferta. Su idea central es las políticas fiscales ( y monetarias) se relajan en los periodos que anteceden a los compromisos electorales, con el consiguiente aumento del gasto y, en su caso, del déficit publico. Supone que los partidos políticos en el poder intentan conseguir la reelección.

Para ello, ante la proximidad de unas elecciones, adoptarán medidas que suponen una mejora de la actividad económica y/o beneficien a colectivos amplios de votantes. Estas medidas producirán un incremento en el gasto público, por ejemplo, incrementando las transferencias a determinados colectivos o la inversión pública, que se mantendrán en años sucesivos en algunos casos, mientras que en otros se volverán al nivel iniciar del gasto’’ paginas 39 y 40.

 Para los miembros del Departamento Nacional de Asuntos Económicos del PRD es importante puntualizar algunos razonamientos dentro del marco de lo que es conocido como el Ciclo Político Presupuestario, (CPP), en el que los políticos que ocupan el poder utilizan políticas fiscales expansivas en los períodos preelectorales, con el objetivo de incrementar su popularidad y con ello su probabilidad de reelección.

 Este comportamiento oportunista de los gobernantes antes de la fecha electoral, provoca la aparición de un patrón de comportamiento cíclico sobre los instrumentos de política fiscal. Generalmente suelen producirse recortes de impuestos y aumentos del volumen de gasto público, provocando incrementos del déficit fiscal en numerosas ocasiones, antes de cualquier momento electoral, con el objetivo de favorecer al electorado y demostrar su nivel de competencia para ser así recompensados en las urnas.

 Lo anterior no está ocurriendo en estos momentos en la política electoral dominicana, por cuya razón dejamos muy claro que en los últimos 13 años, por primera vez, para un año electoral no se incurre en los ciclos oportunistas, (Opportunistic Political Business Cycle), según la cual la presión electoral fuerza a los políticos a manipular la política pública para incrementar sus chances de reelección con la ayuda de mejoras preelectorales a expensas de un deterioro post elecciones.

 Pero tampoco, se incurre en la llamada teoría partisana, (Partisan Political Business Cycle), en el que las políticas están predeterminadas por la ideología y las fluctuaciones económicas se originan como resultado de cambios políticos cuando los diferentes partidos alternen en el poder.

La naturaleza política de las fluctuaciones económicas fue reconocida ya en 1939 por Joseph Alois Schumpeter en su monumental obra sobre los Ciclos Económicos, así como por el economista polaco Michael Kalecki, quien en 1943, presentó un modelo explícito de ciclos económicos políticos, siendo el primero en desarrollar la idea de que los gobernantes podrían alterar las políticas frente a las elecciones.

 Existe un gran número de investigaciones que han tratado de determinar la existencia de este tipo de conductas oportunistas, analizando detenidamente el comportamiento de los instrumentos de política fiscal en torno al calendario electoral. Generalmente, los resultados indican incrementos del gasto público antes de las elecciones, encontrando en determinadas ocasiones disminuciones del gasto una vez celebrada la votación, junto con recortes de impuestos preelectorales. Esta situación suele provocar una disminución del equilibrio presupuestario, aumentando el nivel de déficit fiscal.

 Finalmente, sobre las investigaciones empíricas, en diciembre del 2013, en Finanzas y Desarrollo, publicación trimestral del FMI, los economistas Christian Ebeke y Dilan Ölçer OS en su trabajo Votación y Volatilidad relatan los siguientes resultados: ‘’Observamos que en los países de bajo ingreso existen ciclos presupuestarios políticos en los cuales los gobiernos suelen incrementar los gastos corrientes durante los años electorales, en 0,8 puntos porcentuales del PIB. En consecuencia, el déficit fiscal global crece.’’ 

 En el siguiente cuadro mostramos el comportamiento de los gastos corrientes y de capital de acuerdo con el Ciclo Político Presupuestario Dominicano de las últimas seis elecciones celebradas en el país y el Presupuesto para el 2016, año de elecciones nacionales:

 Comportamiento del Gasto Publico en Años Electorales Seleccionados

         Incrementos Porcentuales a Precios Corrientes

Gastos Públicos2002200420062008201020122016
Gastos Corrientes Remuneración Empleados Bienes y Servicios

Gastos de Capital

19.60%

5.30%

28.30%

ND

62.80%

18.10%

30.20%

60.40%

22.00%

16.70%

35.50%

17.00%

28.50%

22.80%

12.00%

22.30%

10.70%

5.57%

14.40%

18.72%

16.00%

15.00%

18.00%

95.10%

8.40%

0.60%

2.10%

-1.40%

       Fuente: Elaborado por el Departamento Nacional de Asuntos Económicos del PRD

Como se observa, para el 2016 los gastos corrientes aumentan en 8.4%, por debajo del crecimiento vegetativo de la economía asumida en el PGE 2016, de un 9% por concepto de un crecimiento del PIB real del 5% y una inflación estimada de 4%, algo que también olvidaron los técnicos del PRM al realizar sus proyecciones tomando solamente en consideración la tasa de inflación.

Las remuneraciones a empleados apenas se incrementan en un 0,6%, los bienes y servicios en 2,1% y los gastos de capital, que siempre aumentan en años electorales de manera significativa, tal como se muestra en el cuadro, disminuyen en un 1,4%. Si el gobierno hubiese actuado de acuerdo con las practicas de oportunismo electoral, se habría adoptado el incremento en el déficit fiscal estimado, que a partir de los resultados obtenidos por los investigadores del FMI, lo habría hecho en un aumento de 0.8% del PIB, equivalente a RD$26,000 millones.

Definitivamente, el PGE para el 2016 no es un presupuesto electorero, como demuestran las investigaciones empíricas, sino un Presupuesto que armoniza con las débiles recaudaciones estimadas.

Y aquí es importante destacar otro aspecto que contradice las reglas del Ciclo Político Presupuestario. Se están estimando ingresos tributarios a partir de aumentos en la tasa del ITBIS del 16% al 18% en un año electoral,  procediendo contra todos los principios del ciclo oportunista y la teoría partisana.

Estamos frente a un Presupuesto Procíclico, no expansivo, como debiera ser en un país con abundantes experiencias en años de elecciones, un Presupuesto con fuertes limitaciones para atender las ingentes demandas sociales pendientes de solución, como un salario mas digno y justo, no solo para los policías y militares, sino para todos los empleados públicos con salarios por debajo del más bajo del quintil más pobre de la población.

 Es importante señalar que solo por concepto del Servicio de la Deuda, el Presupuesto destina el 40% de los Ingresos Corrientes más Donaciones y el 42.52% de los Impuestos a recaudar en el 2016. A lo que se adiciona el 4% a Educación, que representa el 28.3% de los Impuestos. Increíble, pero solo esas dos partidas absorben el 70.8% de los Impuestos a recaudar y el 49% de todo el PGE.

Propuestas del PRD sobre Modificación al PGE 2016

 Siempre hemos criticado la estructura del gasto publico de privilegiar desproporcionalmente a los gastos corrientes sobre los gastos de capital, y en esa dirección no apoyamos la reducción de estos gastos, por su impacto multiplicador en la generación de empleo y la disminución de la pobreza.

 Nuestro Partido aconseja al Gobierno a ponderar la posibilidad, siempre apegado a criterios técnicos de planificación presupuestaria, hacer determinados ajustes, siempre por encima de la línea, para aumentar el presupuesto a instituciones fundamentales en el fortalecimiento del gasto social,  así como disponer de un aumento razonable en los sueldos de los empleados públicos, civiles y militares, en correspondencia con el alto costo de la canasta familiar y aprovechando los ahorros inducidos por precios bajos del barril de petróleo y reduciendo en 0.02%, unos RD$6,500 millones, las transferencias al Banco Central por la Ley de Recapitalización, practica que ya lleva seis periodos presupuestarios consecutivos y el déficit cuasifiscal se ha mantenido dentro del rango del 1% del PIB. Con la disponibilidad de estos recursos, el gobierno puede hacer frente a los principales reclamos de aumento salarial en la Administración Pública.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>