fblogotwitterlogoyoutubelogo

Partido Revolucionario DominicanoNoticias ultimasJanet Camilo explica por qué se queda en el PRD

Janet Camilo explica por qué se queda en el PRD

Janet Camilo explica por qué se queda en el PRD

Camilo formaliza retorno al PRD

En su discurso en el acto de reactivación de su militancia perredeista, la compañera Janet Camilo pronunció un breve y sustancioso discurso que debe ser conocido por toda la militancia. Por ello lo reproducimos en nuestras páginas.

“Milito en el Partido Revolucionario Dominicano desde 1991, soy perredeísta desde hace 23 años. He formado parte de todas las estructuras del Partido. Todos mis recuerdos políticos, mi formación humana e intelectual, y mis grandes amigos están unidos a las siglas “PRD”. Lo que en política he sido, se lo debo a esta organización.

El PRD es una tradición, una historia, un grupo humano que comparte unos valores y unos principios, y que pretende ser útil al conjunto de la sociedad, pero debo de reconocer que el PRD es sobre todo un sentimiento y que por eso debemos cuidarlo, incluso mimarlo, porque es así como se trata a los buenos sentimientos.

El PRD tiene que ser un partido socialista, o socialdemócrata del siglo XXI, que aspira a gobernar el país, al conjunto de las familias dominicanas, a los trabajadores y pequeños empresarios, a todos aquellos que comparten nuestro concepto de justicia, de igualdad, de solidaridad y de progreso. Trabajar por todos ellos me trajo un día a lo que desde entonces considero mi casa, mi hogar ideológico y político. Y uno no se va de su casa, no abandona su hogar, no reniega de su familia. Se puede pelear con ella, le pueden intentar echar a una de su casa, pero lucha hasta la última gota de su sudor para seguir viviendo en su hogar y conviviendo con su familia.

Los ideales que me trajeron a esta organización siguen intactos, ni los reveses de la vida ni las derrotas de las urnas los han ensombrecido. Mi ilusión es la misma del primer día que entré por la puerta de la sede del Partido. Pero sobre todo, lo que no ha cambiado, ni para mí ni para ninguno de nosotros, es la necesidad de trabajar por un país y por las personas que siguen padeciendo la injusticia, el desigual reparto de la riqueza o la insolidaridad de los que más poder tienen sobre los que menos tienen.

Para ellos, para los que no tienen fortunas, ni empresas, ni nacieron en buena cuna, ni fueron a universidades en el extranjero, ni pertenecen a familias de rancia tradición, para ellos nuestro partido, el PRD,  sigue siendo necesario. Y yo creo, que además de necesario, si nos empeñamos tiene que ser útil. Y por ello me resisto a colaborar con su destrucción.

Quiero luchar contra el maleficio histórico que parece que nos obliga a los perredeistas a dividirnos cada cierto tiempo. Hay quien dice que la división está en nuestro ADN fundacional, pero yo me resisto a que el ADN de nuestros antepasados determine nuestro futuro y el de nuestros hijos. He pasado una gran parte de vida luchando por la igualdad de género, para que las desigualdades aprendidas por nuestros padres no pasen a nuestros hijos. Y ahora, en un momento decisivo de la historia de nuestro partido, no me voy a resignar a que, una vez más, me digan que la división es parte de nuestra herencia. Rechazo las herencias que nos hacen más pobres y más débiles.

Cada vez que un dirigente o un grupo de dirigentes han salido de nuestras filas y ha formado otra organización, nos ha hecho daño durante un tiempo, pero todas las organizaciones que han salido del PRD han sido más pequeñas, más frágiles y más efímeras que nuestra partido.

Me quedo en el PRD para seguir luchando por aquello en lo que he creído desde que era una joven comprometida e idealista. Me quedo en el PRD porque sigo pensando que  puede ser una organización útil para transformar la sociedad y hacer un país mejor.

Me quedo en el PRD porque los dirigentes pasaremos, pero la institución permanecerá y nuestro deber es entregar a las próximas generaciones un partido más fuerte y más orgulloso de su historia.

Me quedo en el PRD porque este partido no es de sus actuales dirigentes, ni siquiera de sus futuros dirigentes, es de todos los dominicanos y dominicanas que compartimos una visión común de nuestro país.

Me quedo en el PRD sin esperar nada a cambio, sin pedir nada, en la última fila, como una militante más que quiere arrimar su hombro y que no se resigna a abandonar un hogar que no tiene ni dueños ni señores.

Quiero dejar claro que hay un solo  PRD,  que no hay un PRD grande ni uno pequeño, que no hay un PRD fuerte y otro débil, que no hay un PRD nuevo ni otro viejo, que no hay un PRD de izquierda ni otro de derecha, ni uno conservador y otro liberal, ni un PRD mayoritario ni un PRD minoritario, hay un solo PRD, el PRD de José Francisco Peña Gómez, el PRD que llevo a la presidencia a Juan Bosch, a Antonio Guzmán, a  Salvador Jorge Blanco, a Hipólito Mejía, ese es el PRD de ayer, de hoy y de siempre.

Y tengo un solo compromiso, luchar porque este partido siga siendo el instrumento que lleva los mejores hombres y mujeres a las posiciones de poder para realizar gobiernos solidarios donde el bienestar de la gente sea lo primero. Y este PRD está hoy dirigido por Miguel Vargas, nuestro presidente.

Estoy aquí como siempre, de frente con mis ideas y responsable de los pasos que doy, agradecida y solidaria con quienes me acompañan y comparten mis miradas, respetando las diferencias, sin insultos ni pretendiendo tener la verdad, al final el tiempo pondrá todo en su lugar y  la historia nos juzgará.

Estoy aquí y estoy para trabajar por la unidad del PRD, con quienes quieran construirla, apartando odios y siguiendo a Peña Gómez digo a mis adversarios, yo los perdono, porque el perdón es la bendición que más hace falta en la familia perredeista.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>